0

Los candidatos iraníes empiezan a movilizarse a un mes de las presidenciales

23 abr 2017
14h12
  • separator
  • comentarios

Los candidatos a la Presidencia de Irán han comenzado a movilizarse con encuentros con la prensa para dar a conocer sus programas de cara a la cita electoral del 19 de mayo, en la que parte como favorito el actual mandatario, Hasán Rohaní.

El primero en convocar a los periodistas fue hoy el jefe del partido Coalición Islámica y exministro de Cultura, Mostafa Mirsalim, mientras que el primer debate televisado entre los seis candidatos fue fijado para el próximo viernes.

Junto a Rohaní y Mirsalim, los otros candidatos aprobados por el Consejo de Guardianes son el clérigo conservador Ebrahim Raisí; el alcalde de Teherán, Mohamad Baqer Qalibaf; el vicepresidente, Eshaq Yahanguiri; y el exministro de Industria Mostafa Hashemitaba.

Se espera que Yahanguiri renuncie a favor de Rohaní y que, en el bando conservador o principalista, alguno de los tres candidatos -Raisí, Mirsalim y Qalibaf- otorgue finalmente su respaldo también al aspirante con más posibilidades de derrotar al actual presidente.

No obstante, por el momento, tanto Mirsalim como los responsables de la campaña de Raisí han negado que se vayan a retirar de la carrera electoral para aunar fuerzas.

Mirsalim afirmó hoy en una rueda de prensa en la sede de su partido, a la que acudieron multitud de medios locales e internacionales, que él representa a "los principalistas originales".

"Nadie se atreve a pedirme que renuncie a favor de otro", apostilló, en alusión a que el conservador Frente Popular de las Fuerzas de la Revolución Islámica, al que pertenece su partido, eligió como candidato a Raisí.

Este clérigo se presenta como el principal rival de Rohaní, ya que es próximo al líder supremo Alí Jameneí, pero al mismo tiempo no es una cara conocida y su gestión al mando de la fundación del mausoleo imán Reza de Mashad ha sido criticada por algunos sectores.

Intentando mantenerse al margen de este debate, Mirsalim prefirió centrarse en criticar al actual presidente y, en especial, su política económica.

"La continuación de Rohaní es dañina (para Irán). Las políticas de este gobierno para solucionar los problemas del país no son eficientes", subrayó.

El exministro conservador insistió en que fue un error "hacer depender la solución de todos los problemas del país a tener lazos con EEUU y Occidente" y que, además, las seis grandes potencias no han cumplido con sus compromisos del acuerdo nuclear firmado en julio de 2015.

Su programa electoral se basa en luchar contra el desempleo (superior al 12 %) y fomentar la producción interna, los dos temas prioritarios destacados por el líder supremo con motivo del año nuevo iraní hace un mes.

Mirsalim cargó sobre todo contra el desempeño de actual ejecutivo en crear empleo y reducir la inflación, como también apuntaron ayer miembros de la campaña de Raisí.

Uno de los portavoces del clérigo, Reza Neyabat, dijo a los periodistas que "la mayoría de la gente está insatisfecha con la situación actual".

"Ahora que se han eliminado las sanciones (con el acuerdo nuclear), ¿por qué no se solucionan los problemas?", se preguntó el portavoz, antes de subrayar que Raisí puede "mejorar la situación" y "tiene capacidad para dirigir el país".

Neyabat consideró que otro candidato bien cualificado es Qalibaf, pero opinó que todos los aspirantes conservadores seguirán en liza hasta el final y que el único que se retirará será el moderado Yahanguiri a favor de Rohaní.

Según los analistas, además de Raisí, el otro principal rival de Rohaní es el alcalde Qalibaf, quien en las presidenciales de 2013 quedó en segundo lugar.

Más aún cuando el Consejo de Guardianes descalificó el pasado jueves a otros dos potentes aspirantes: el expresidente conservador Mahmud Ahmadineyad y su hombre de confianza y ex vicepresidente Hamid Baqaí.

Rohaní ganó en la primera vuelta hace cuatro años gracias a la división de los conservadores -presente también por ahora este año- y a la movilización del electorado, que en esta ocasión no se prevé tan fuerte.

Atraer a los desilusionados con su mandato es uno de los mayores retos del presidente, que desde hace meses aprovecha cada discurso para destacar los logros de su Gobierno, algo en lo que tanto él como Yahanguiri insistirán durante los debates.

El debate televisado a seis del próximo viernes, finalmente en directo tras la avalancha de críticas a la opción de emitirlo en diferido, será la primera cita importante de la campaña y una oportunidad para tomar el pulso a los electores.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad