0

La tragedia acompaña la búsqueda de desaparecidos en la basura en Sri Lanka

18 abr 2017
18h33
  • separator
  • comentarios

Cuatro días después de que una montaña de casi 100 metros de deshechos se derrumbara sobre un barrio junto al principal vertedero de Colombo, la tragedia acompaña a los familiares de los desaparecidos, resignados ya a conformarse con arrebatar a la basura los cadáveres de sus seres queridos.

El vestíbulo del colegio Vidyalaya está lleno de personas que perdieron todo lo que tenían el viernes, cuando la montaña de basura del vertedero de Meethotamulla, en el municipio de Kolonnawa, se derrumbaba en el día en que Sri Lanka celebraba su año nuevo, causando 32 muertos, 11 desaparecidos y 10 heridos.

Mohammad Rasik Mohammad Kamil, de 46 años, camina por el vestíbulo de la escuela, convertida en oficina de registro de la Policía, buscando a alguien que le ayude a rellenar su reclamación. Habla tamil y no sabe escribir en cingalés, el idioma habitual de trabajo en el país.

Su familia alquilaba una casa en Meethotamulla cerca de la montaña de basura por 15.000 rupias esrilanquesas, unos 100 dólares, y ha perdido todo: su moto, su ropa, sus electrodomésticos..., pero por fortuna para él en el momento del derrumbe sus allegados no estaban cerca del lugar del desastre.

Noor Desima, no tuvo tanta suerte.

Pese a la orden de la Policía y del Ejército de evacuar el área del siniestro, ella insiste en esperar allí, ayudando a "indicar zonas" para que los soldados desplegados encuentren a su nieta de ocho años.

Ya ha enterrado a su madre, a su hermana mayor, a su hija y a su nieto; en total, de la familia de su hija, solo el marido y el niño más pequeño, de tres años, han sobrevivido.

Ya no le quedan más lágrimas pero aguanta bajo el inmisericorde sol con la esperanza de por lo menos poder dar un entierro decente a su nieta.

"La Policía quiere que nos vayamos a un refugio temporal, yo quiero estar aquí, solo yo sé donde está enterrada mi niña", insiste, asegurando que encontró a su hermana y su madre siguiendo su "instinto".

Tras intentar razonar con ella inútilmente, dos oficiales de Policía desisten y la dejan mirando con una foto de la niña en el colegio, mientras nueve excavadoras atraviesan la basura que hoy cubre las 79 casas que arrolló en Meethotamulla.

La esperanza de encontrar supervivientes se perdió ayer por la tarde, indicó a Efe el portavoz del Ejército de Sri Lanka, el brigadier Roshan Seneviratne, y ahora los 1.000 militares desplegados en la zona únicamente tratan de despejar el lugar.

"Todavía no hemos sido capaces de limpiar los caminos de acceso al área, estamos en eso", indicó a Efe Seneviratne.

Sin embargo, miembros de la comunidad no están de acuerdo con ese número de desaparecidos ya que, aseguran, había muchos visitantes para celebrar la festividad.

Además, no todos los vecinos han informado aún de sus desaparecidos, según reconoció el militar.

En Meethotamulla habitaban personas de diferente procedencia que empezaron a llegar hace 50 años a un terreno posteriormente desarrollado bajo un programa de viviendas para gente de escasos recursos que inauguró en 1987 el entonces presidente, Ranasinghe Premadasa.

En aquel momento donde hoy estaba la montaña de deshechos había un arrozal y un humedal donde se cultivaban sus verduras, algo que acabó cuando en los años 90 comenzaron a verter basura en él.

Lo que el municipio de Kolonnawa comenzó como un vertedero menor terminó convirtiéndose en el mayor depósito de basura de la capital del país.

El Movimiento Popular contra Meethotamulla, una organización cívica integrada por vecinos de la zona, realizó protestas contra el vertedero durante años.

Sin embargo, las protestas fueron reprimidas por las autoridades de Colombo, que vienen lidiando con el problema de la basura desde hace décadas.

En 2011 y en 2013 ya hubo incidentes aunque de mucho menor tamaño en el vertedero, lo que llevó a las autoridades locales a pedir a algunos de los residentes a que abandonaran el lugar, pero muchos aseguran que no les dieron ninguna alternativa. Desima, una de ellas.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad