0

Candidatos a liderar el PSOE debaten sobre el futuro lastrados por el pasado

15 may 2017
17h55
  • separator
  • comentarios

Los tres aspirantes a liderar el PSOE, Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López debatieron hoy cómo regenerar al partido, sumido en una grave crisis interna, pero con referencias continuas al pasado reciente, cuando la abstención de los socialista facilitó el gobierno al conservador PP.

Los candidatos del Partido Socialista español, con los peores resultados de sus últimos 40 años, celebraron el único debate público antes de las elecciones internas que tendrán lugar el próximo día 21, de las que saldrá un nuevo líder, tras la dimisión de Pedro Sánchez el 1 de octubre de 2016.

La salida de Sánchez se produjo tras un fuerte debate interno sobre si los socialistas, relegados a 84 diputados en una Cámara de 350, debían facilitar con su abstención la reelección del conservador Mariano Rajoy, como sucedió, y ocho meses después esta decisión todavía lastra al partido.

La presidenta del Gobierno de Andalucía, Susana Díaz, la candidata que más avales consiguió de los militantes, insistió en que ella es la que "conviene" al PSOE porque le "gana" al PP, en referencia al Ejecutivo andaluz, en manos de los socialistas desde hace 35 años.

Apostó por una "izquierda útil" y recordó el fracaso del PSOE en las últimas elecciones, cuando su rival, Pedro Sánchez lideraba el partido y obtuvo los peores resultados de los últimos 40 años.

Díaz, muy crítica con Sánchez por lo que llamó "bandazos" ideológicos de su correligionario, le espetó en un momento del debate: "Tu problema no soy yo, eres tú".

Por su parte, Sánchez recordó con insistencia "la frustración" de los socialistas con la abstención del PSOE en la reelección del conservador Mariano Rajoy (PP), a la que él se oponía y causa por la que finalmente, al quedar en minoría en los órganos de dirección, presentó su dimisión.

El antiguo líder insistió en que a la vista de los "casos de corrupción que se le amontonan al PP", la abstención socialista en la investidura de Rajoy fue "el peor de los errores cometidos en los últimos años" por su partido.

El tercer candidato en liza, el expresidente del Gobierno del País Vasco Patxi López, reconoció el "error" de la abstención socialista, e intentó centrar el debate en sus propuestas para superar la división actual y convertirse en una alternativa desde la izquierda al Partido Popular.

"La izquierda pierde cuando no es la izquierda", dijo, y apeló a terminar con la "división" de partido y a "definir" el proyecto socialista para cambiar la vida de los ciudadanos después de años de políticas "neoliberales" del PP.

Díaz y Sánchez, los dos candidatos con más avales de la militancia, intentaron monopolizar el debate, con numerosas referencias personales, mientras López insistió en la unidad del partido con un programa de izquierda que lo identifique con sus raíces.

"Como no resolvamos el problema de la división y la definición podemos incluso desaparecer, como están desapareciendo otros partidos socialistas en Europa con el mismo peso y la misma historia".

Los socialistas españoles tienen el reciente ejemplo de Francia, donde el PS ha pasado de ser el partido del gobierno, a conseguir el quinto puesto en las recientes elecciones presidenciales, o los socialistas alemanes, que suman derrota tras derrota después de años de gobierno en coalición con los democristianos.

La resolución de la crisis interna es imprescindible si el PSOE, seguido muy de cerca por Podemos (izquierda) quiere recuperar su posición como alternativa clara al PP (centroderecha), en un momento en el que este partido pierde apoyos por su relación con varios casos de corrupción.

Conscientes de la importancia de estas elecciones internas, en las últimas semanas se ha producido una gran movilización entre los 188.000 militantes del PSOE.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad