0

El atletismo salvó la vida del uruguayo Gastón Valfré

13 jun 2017
23h20
  • separator
  • comentarios

Gastón Valfré es un deportista uruguayo de 42 años que lleva la mitad de su vida con un trasplante de riñón y qué encontró en el atletismo, con el que competirá por los XXI Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados en la ciudad española de Málaga, el salvavidas para mejorar su calidad de vida.

En entrevista con Efe, Valfré contó que el deporte fue un elemento fundamental a lo largo de su vida, ya que a los 14 años, gracias a un estudio de la ficha médica que se realizó para practicar baloncesto, descubrió su enfermedad.

"Me salvó la vida, porque tenía una enfermedad silenciosa que no me hubiera enterado sin la ficha médica, después me hice los estudios y estuve dos años en diálisis y el 22 de noviembre de 1995 me llamaron para decirme que estaba el riñón disponible", narró el atleta.

Descubrir la enfermedad de tan joven lo llevó a abandonar el deporte y le imposibilitó continuar con sus estudios, ya que debía asistir a diálisis tres veces por semanas.

Renunciar al baloncesto le costó, pero con el correr de los años y la mejora de su salud decidió retornar a la actividad física ya que "siempre tenía la iniciativa" de hacer algún deporte y optó por el voleibol, que "no era deporte de contacto" y le permitía "ir haciendo algo".

Una noche de noviembre de 1995 cambió su vida cuando recibió una llamada a las tres de la mañana donde le confirmaron que tenía un riñón esperando por él y fue a toda velocidad con sus padres al hospital.

"Cuando salí de la sala de operaciones gané mi primer medalla, esa fue la satisfacción más grande, son muchas cosas que se te cruzan por la cabeza, tenés otra oportunidad de vida, es un torbellino de emociones", describió.

Pese a la juventud con la que vivió su enfermedad, el tratamiento y la operación, pudo salir adelante y llevar una vida normal en la que encuentra al deporte como la principal explicación para haberlo conseguido.

Si bien ya no pudo dedicarse al baloncesto, porque los deportes de contacto no están recomendados para personas con trasplantes, gracias a la Asociación de Trasplantados del Uruguay (Atur),ingresó en el mundo del atletismo, donde actualmente compite en lanzamiento de bala y jabalina.

"Soy un convencido de que si llegué a los 21 años de trasplantado es gracias al deporte, por la eliminación de toxinas, por como te cambia la actitud", subrayó Valfré.

Este será el quinto mundial del atleta que ya consiguió una medalla de bronce en el mundial de 2011 celebrado en Suecia y que también estuvo en ocho torneos latinoamericanos.

"(Al Mundial) voy con ganas de ganar una medalla, si hay otro que es mejor lo aplaudiré pero uno siempre tiene ganas de ganar", afirmó Valfré.

Además de la salud física, la competencia y poder conocer el mundo gracias a su actividad deportiva, Valfré valora formar parte de un equipo que es "un grupo de amigos" en el que se puede apoyar, donde todos tienen experiencias de vida similares y eso ayuda a que las dificultades se enfrenten con mayor facilidad.

"En los Latinoamericanos y los Mundiales conocés otras experiencias totalmente distintas y a veces uno dice '¿por qué me tocó esto a mi?', pero siempre hay casos peores y gente que pasó por situaciones mucho más difíciles y eso te impulsa a no quejarte tanto y ser agradecido a lo que tenés", subrayó.

Hoy, luego de 21 años con un trasplante de riñón, Valfré goza de buena salud, tiene una panadería a la que va seis días a la semana y trabaja trece horas a diario y luego le sobra tiempo para ir a entrenar.

Entre el 25 de junio y 2 de julio estará junto a otros cuatro uruguayos representando a su país en el Mundial de Málaga, con el objetivo de llevar a la Celeste a lo más alto y de disfrutar de la oportunidad que la vida le brindó.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad